Una postal de Hockenheim

/
0 Comments
La décima fecha de la F1 2014 tendrá lugar en Hockenheim, una pequeña localidad alemana ubicada en medio del verdor del valle del Rin y que siente a la F1 como propia. Eso, no obstante alternarse el Gran Premio germano con el legendario Nürburgring. Por Sergio Núñez @F1SergioNez.



Pese a que desde 2009 el Gran Premio de Alemania se disputa los años impares en el ahora reducido Nürburgring, la ciudad de Hockenheim siente a la F1 como propia. Y razones no le faltan, como que allí se disputaron 33 de las 60 ediciones de la competencia germana válidas por el Mundial de F1. La primera, en 1970, aunque recién se asentó como sede en 1977, tras el grave accidente de Niki Lauda en el ’76, en el viejo y endemoniado Nürburgring de 28,3 kilómetros; y desde entonces anualmente hasta 2008, salvo en 1985 y 2007.


Ese sentido de pertenencia fue ratificado en 2001, cuando por medio de una consulta popular vinculante, la mayoría de los lugareños se pronunció a favor de una fuerte inversión para rediseñar el circuito, modernizar sus instalaciones, construir una nueva carretera que facilitara el acceso a él y la reforestación de la zona circundante. Todo, para seguir albergando a la categoría máxima.


Con una población de 22 mil habitantes, Hockenheim se encuentra al sudoeste de Alemania, cerca de la frontera con Francia, en la región superior del valle del Rin (espledorosamente verde y repleta de castillos), en el estado de Baden Wüerttemberg, a 140 kilómetros de Stuttgart y a 80 de Frankfurt, cuyo aeropuerto sirve de enlace con la autopista A5, que conduce a Karlsruhe, a 40 kilómetros del circuito.


El Hockenheimring se halla a pocos kilómetros del casco urbano, en medio de una espesa zona boscosa con numerosos campings. Próximos al trazado también está el conocido Hotel Motodrom y el Motor-Sport-Museum, un espacio de 2.200 m2 inaugurado en 1986 con más de 300 motos y autos de turismo y monopostos de distintas épocas. Entre ellos, varios F1 de los equipos Zakspeed, ATS, Minardi, Benetton y Williams, y algunos Fórmula 3 de los locales Michael Schumacher y Nico Rosberg.


Si se quiere algo más que automovilismo y una típica villa alemana, hay que ir hasta la renacentista y turística Heidelberg, no sólo famosa por su centro histórico, su castillo y la universidad más antigua del país sino también por sus pubs y tabernas. Con más de 150 mil habitantes, Heidelberg está a escasos 25 kilómetros de Hockenheim, por lo que el trayecto en coche no lleva más que media hora. Además, ambas ciudades se conectan por tren.




Más artículos

No hay comentarios: